ping pong femenino veterano

ping pong femenino veterano

Historia de una mujer que ama el ping pong.

Sólo conozco a una mujer de mi misma edad que juega al ping pong.

En la innombrable cifra de pasados los cincuenta, catalogada como categoría veterana.

¡Y lo hace  muy bien!

Su interés por este deporte comenzó con apenas ocho años,.

Cuando vio jugar por primera vez a los estudiantes del Conservatorio de Música de su Chile natal,.

En los subterráneos del citado Centro , contaban con unas cuantas mesas para su entretenimiento .

A partir de entonces su interés por jugar al ping pong fue creciendo.

Y no cesó hasta encontrar instalaciones donde aprender la técnica básica.

Ahora en España, país donde reside, lo practica semanalmente con el club al que está asociada.

El ping pong como vínculo para la amistad.

Gracias al Ping Pong, Gloria y yo hemos establecido un vínculo de amistad que va más allá de las partidas y  torneos entre clubes donde nos hemos conocido.

Y donde constatamos el reducido número de mujeres jugadoras en comparación con el número de hombres jugadores en idéntica categoría.

El trabajo fuera y dentro del hogar junto  al cuidado de la familia y otras tareas asignadas tradicionalmente a la mujer, no les han dejado mucho tiempo para dedicarse a actividades de ocio deportivas.

Mucho menos a actividades como el tenis de mesa que en nuestro país resulta minoritario frente a otros deportes de pala/raqueta.

Mi experiencia personal

Debo agradecer a mi padre y a mi madre que desde niña, nunca obstaculizaran  mi deseo de jugar a deportes que eran considerados para varones y que entonces,  parecían serlo todos.

Por fortuna, actualmente , cada vez más niñas muestran interés por jugar al ping pong.

Y es emotivo ver que son los padres, los que llevan a sus hijas a practicarlo llegando a formar equipo de mesa y partida.

Ojalá a Ping Pong Chamberí se acerquen más mujeres , descubran los beneficios de este deporte tan apasionante y contribuyan a su difusión .

Bienvenidas.

Ascensión Biosca